Adamant: Hardest metal
Thursday, July 10, 2003

”Estamos perdiendo a Venezuela…”

Quien me haya venido leyendo – casi a diario – todos estos meses (desde el día 2 de diciembre de 2002, cuando comenzó el “Paro General” que luego se convirtió en “Indefinido”) no me creerá ahora cuando les diga que lamento enormemente NO HABERME EQUIVOCADO.

Estaba hoy viendo y escuchando – detenidamente – la entrevista que le hacía la valiente Marta Colomina a otro valiente: Monseñor Baltasar Porra. Me di cuenta que la profesora (aunque jamás me lo dirá y menos públicamente), está “como que” pensando un poquito como yo… que el régimen CASTRO-COMUNISTA de los señores Chávez y Castro no está “como que” muy maduro que digamos, sino “más bien” más duro que sancocho de pato viejo. En ella se notaba - tal vez - un toque de derrotismo, lo cual es perfectamente válido, aceptable y entendible para alguien quien como ella, con tanta euforia sentía que “la cosa” estaba ya a “punto de caramelo”.

La Profesora Colomina parecía tener que controlar el llanto ante los comentarios que le hacía a Monseñor sobre la pesadilla que vive Venezuela y los impunes desmanes a mano del “rancio oficialismo”. Así son las cosas en los regímenes comunistas, por eso es que no se podía estar con ínfulas triunfalistas pues la caída produciría tanto daño que retrasaría la moral de todo un pueblo al punto más allá de partida. Son cuarenta y cuatro años de sufrimiento con los que contamos los cubanos dignos, ANTI-CASTRISTAS y ANTI-COMUNISTAS, tanto dentro como fuera de Cuba. Eso no necesariamente nos debe inducir al derrotismo sino al más absoluto REALISMO. Nosotros los cubanos que hemos vivido la tragedia pareciéramos ver clarito donde la mayoría de los venezolanos que comienza a padecerla ve nublado. Es esa la razón por la cual me impuse el ingratísimo apostolado de alertar a la “oposición”, ardua labor que me ha producido no pocos enemigos en ambos lados.

Ahora está en el aire una extraordinaria cuña (propaganda televisiva) en la cual vemos a una familia de clase “media-humilde”, que se encuentra en su hogar venezolano. Algunos de los miembros del núcleo familiar están viendo la televisión mientras la mamá se encuentra en la cocina. De repente la madre se lleva las manos a la cabeza evocando una inmensa preocupación. Cuando el hijo la ve, se levanta del sofá, va hacia ella y le pregunta qué le sucede, la mamá le responde: “Es que estamos perdiendo a Venezuela…”

El primer paso para encontrar la solución de un problema – como perder la patria, por ejemplo – es identificar el problema en sí, luego: la causa del mismo. No podemos recuperar al país si no estamos concientes de que lo perdimos… o – en el mejor de los casos – que lo estamos perdiendo. Ese es el gran mensaje de esta extraordinaria cuña, la cual me hace pensar que las neuronas de algunos de nuestros líderes están funcionando – para variar - como debe ser.

Es cierto: ESTAMOS PERDIENDO A VENEZUELA, pero ante tal desgracia y realidad más grande que un templo, debemos luchar unidos, tal y como lo deciden los miembros de la familia que sale en la propaganda en cuestión. No nos podemos dormir en los laureles ni debemos darle más chance al enemigo a que se siga preparando y colocando a sus efectivos paramilitares medios y bajos (muchos de los cuales ya están aquí y forman parte del “Ejército Cubano de Ocupación”) en posiciones claves. La solución está en “LA GUARIMBA” y en la fe en Dios… digo yo.

Lo que tengamos que hacer, hagámoslo YA.

Caracas 9 de julio de 2003

ROBERT ALONSO

robertalonso2003@cantv.net

You are not logged in